17 May

Trabajo y emprendimiento. Aprender en los errores

Muchas personas y organizaciones dejan de lado la oportunidad de aprender de los errores por el hecho de no ser capaces de reconocerlos. Una manera de hacerlo es crear un ambiente en donde equivocarse no solamente está permitido, sino que sea lo esperado.

Saber y aprender de los errores es una de las capacidades más importantes en las personas, esto no solo fortalece nuestras habilidades, sino que nos hace mejores personas. De igual manera sucede con las empresas, sólo las más grandes han logrado sobreponerse y han aprendido de sus errores para poder desarrollarse.

Potenciar esta capacidad es parte del conocimiento y el aprendizaje que necesitamos para alcanzar el éxito. Por ello, un ambiente donde se hable abiertamente de lo que no salió bien y se busquen maneras de no repetirlo sería un primer paso. A continuación te mostramos algunas recomendaciones para lograr aprender de nuestros errores:

> Errores comunes: Debemos saber el tipo de errores que pueden ocurrir en un determinado tipo de trabajo. En una lista, clarifica qué es aceptable, deficiente y sobresaliente.

> Crea espacios para identificar errores no esperados: Dinámicas de roles, investigación de la competencia, visitas a consumidores, asesoría de consultores externos, etc. esto ayudará a descubrir nuevas oportunidades en nuestras operaciones.

> Ejemplifica: Reconoce tus errores y áreas de oportunidad. Premia a aquellos que te ayuden a identificarlos. Pide ayuda a tus colegas para mejorar. Pide asesoramiento de expertos para temas que no son de tu dominio.

> Intensifica la autocrítica: Pide la retroalimentación de personas de diversas áreas y obtendrás diversos puntos de vista.

> No personalizes los problemas: Recomiéndale a tu equipo ser agresivo con los problemas y amigable con las personas. Incentiva a que se hable de oportunidades en procesos, no de oportunidades personales.

> Define y designa responsabilidades: El sentido de pertenencia es vital para que los designados sean completamente responsables en sus tareas. Nombra un responsable para cada plan para incentivar el liderazgo.

Proporcionado por Jooble

Compartir

Comentarios (3)

Diseño Web Concepcion
10 julio, 2017 Reply

Buen post, creo que uno de los problemas del reconocer el error es afrentar la situación de que lo que hiciste estuvo mal del principio, todo el tiempo gastado implica que gran falla. Por ejemplo un día me paso que hice un diseño a una clienta - que fue vía remota - y al final de estar 3 días y noche trabajando en la plantilla html de mi clienta, una vez que se la muestro ella queda desconforme por que no era lo que ella se imaginaba. El error no fue que se hizo mal el trabajo, el error fue no tener una comunicación lo suficientemente asertiva como para desarrollar el trabajo bien. Leccion aprendida.
Buen post!
Saludos.

Sebastian Díaz Villada
10 julio, 2017 Reply

Estimados, muchas gracias por su aporte. Creo que la importancia de utilizar metodologías ágiles como SCRUM, nos permite evitar este tipo de problemas, ya que las aplicaciones se dividen en diferentes funcionalidades y luego se trabaja por etapas, es decir, tu cliente va aprobando el trabajo a medida que lo vas desarrollando. Es por eso que no te topas con problemas de rechazo total de una gran cantidad de trabajo, sino que el feedback del cliente nos sirve para poder mejorar la funcionalidad que nos encontramos desarrollando y una vez finalizada la implementación de esta pasamos a la funcionalidad siguiente.

Scrum es un proceso en el que se aplican de manera regular un conjunto de buenas prácticas para trabajar colaborativamente, en equipo, y obtener el mejor resultado posible de un proyecto. Estas prácticas se apoyan unas a otras y su selección tiene origen en un estudio de la manera de trabajar de equipos altamente productivos.

En Scrum se realizan entregas parciales y regulares del producto final, priorizadas por el beneficio que aportan al receptor del proyecto. Por ello, Scrum está especialmente indicado para proyectos en entornos complejos, donde se necesita obtener resultados pronto, donde los requisitos son cambiantes o poco definidos, donde la innovación, la competitividad, la flexibilidad y la productividad son fundamentales.

Scrum también se utiliza para resolver situaciones en que no se está entregando al cliente lo que necesita, cuando las entregas se alargan demasiado, los costes se disparan o la calidad no es aceptable, cuando se necesita capacidad de reacción ante la competencia, cuando la moral de los equipos es baja y la rotación alta, cuando es necesario identificar y solucionar ineficiencias sistemáticamente o cuando se quiere trabajar utilizando un proceso especializado en el desarrollo de producto.

En Scrum un proyecto se ejecuta en bloques temporales cortos y fijos (iteraciones que normalmente son de 2 semanas, aunque en algunos equipos son de 3 y hasta 4 semanas, límite máximo de feedback y reflexión). Cada iteración tiene que proporcionar un resultado completo, un incremento de producto final que sea susceptible de ser entregado con el mínimo esfuerzo al cliente cuando lo solicite.

Fuente: https://proyectosagiles.org/

Responder